Análisis conductual aplicado

English

El análisis conductual aplicado (ABA) es el método de tratamiento identificado en la literatura de investigación que demuestra la mayor evidencia de tener un efecto positivo en la trayectoria del desarrollo infantil.

El análisis conductual es el estudio científico de la conducta. ABA es la aplicación de los principios de aprendizaje y motivación del análisis de la conducta, y los procesos y tecnología procedentes de esos principios, hasta obtener la solución de problemas de importancia social.

Un programa de ABA utiliza un método sistemático de enseñanza que implica dividir las habilidades en partes pequeñas y fáciles de aprender. Elogios u otro tipo de premios se utilizan para motivar al niño. Se ofrecen varias oportunidades para poner en práctica cada habilidad y el progreso se mide continuamente para tomar decisiones informadas al hacer ajustes en el plan de tratamiento del niño. Los programas de ABA se preparan y planean con el fin de satisfacer las necesidades del desarrollo de cada niño.

Muchas personas están familiarizadas con el uso del método ABA para tratar el autismo a través de un programa de tratamiento integral e intensivo de 20 a 40 horas por semana de terapia directa, durante un periodo de dos años o más tiempo, con el propósito de tener un impacto en todas las áreas del desarrollo. No obstante, el método ABA puede implementarse durante periodos más cortos o a lo largo de la vida de la persona (por ejemplo, un adolescente que necesita ser desensibilizado a las visitas al dentista). El nivel y la intensidad del programa debe basarse en las necesidades del niño.

Se han desarrollado una variedad de técnicas ABA para enseñar habilidades útiles en personas con autismo, desde la infancia hasta la edad adulta. Algunas de estas técnicas incluyen:

  • Reforzamiento
  • Moldeamiento
  • Encadenamiento
  • Modelado
  • Incitación
  • Disminución
  • Aprendizaje discriminativo
  • Análisis de tareas usando formatos de enseñanza, como la enseñanza de ensayo discreto

El método ABA se puede usar para entender y enseñar el lenguaje, tratar comportamientos difíciles, enseñar habilidades de la vida diaria y aumentar la adquisición de habilidades en otros aspectos del desarrollo.

La terapia ABA se puede ofrecer en varios entornos, incluidos el hogar, la escuela, la clínica o lugares de la comunidad que frecuenta la persona. Los objetivos y planes de tratamiento utilizados en estos entornos podrían variar. En un entorno educativo, se enfoca en la enseñanza y en lograr metas educativas que concuerdan con los estándares de currículos estatales. Cuando los servicios se brindan en las clínicas, la comunidad y el hogar, el enfoque se centra en la enseñanza de habilidades funcionales y en la generalización de las habilidades que se aprendieron en entornos clínicos y educativos para su práctica en entornos naturales.