¿Qué es la tutela?

English

Algunas personas necesitan ayuda para manejar sus asuntos diarios debido a su edad, una enfermedad o una lesión. En estos casos, un tribunal puede asignarles un tutor.

Las palabras “tutor” y “persona bajo tutela” son términos legales empleados para indicar la relación entre una persona que protege a otra (el tutor) y la persona objeto de esa protección (persona bajo tutela). En Texas, el proceso para nombrar a un tutor incluye los siguientes pasos:

  • Presentar una solicitud ante un tribunal
  • Tener una audiencia ante un juez
  • Pedirle al juez que nombre a un tutor, si es necesario

Puesto que tener un tutor le quita derechos a la persona, esta debe ser la última alternativa y mejor opción para proteger a alguien. Antes de pedir a un tribunal que nombre a un tutor, suele recurrirse a otras opciones primero, por ejemplo:

  • Encontrar a alguien que ayude a la persona a pagar sus cuentas y manejar el dinero
  • Encontrar a alguien que ayude a la persona a tomar decisiones, incluidas las decisiones sobre atención médica
  • Inscribir a la persona en los servicios comunitarios disponibles, incluidos los programas de Medicaid

Una vez que se nombra a un tutor, a menudo este es permanente. Sin embargo, si las cosas cambian significativamente, un juez puede determinar que ya no es necesario un tutor.

Para concocer más acerca del proceso de tutela en Texas, lea el Manual sobre la tutela de adultos en Texas.

Programa de Servicios de Tutela de la HHSC

El sistema de Salud y Servicios Humanos (HHS) de Texas tiene un Programa de Servicios de Tutela y participa en la tutela en una de las siguientes maneras:

  • El Departamento de Servicios para la Familia y de Protección (DFPS) de Texas remite a HHS a los adultos o jóvenes que han llegado a la edad límite de la tutela principal si cree que necesitan un tutor.
  • En ciertas circunstancias limitadas, el tribunal pide directamente a HHS que sea el tutor.

Para remitir a un adulto a HHS para servicios de tutela, dicho adulto debe tener una discapacidad, ser mayor de 65 años y haber sido una víctima de abuso, maltrato, falta de atención (incluso hacia sí mismo) o explotación.

Para que los jóvenes que han llegado a la edad límite sean remitidos a HHS para recibir servicios de tutela, tienen que estar bajo la custodia de Servicios de Protección al Menor (CPS) y satisfacer la definición de incapacidad para adultos.

Cuando se remite a alguien al Programa de Servicios de Tutela, HHS:

  • Determina si la persona presenta señales de capacidad reducida.
  • Identifica alternativas menos restrictivas que la tutela.
  • Identifica a otras personas u organizaciones que estén dispuestas y sean capaces y apropiadas para actua como tutores.
  • Cuando se hayan agotado todas las opciones menos restrictivas y no se cuente con ningún miembro de la familia, parte interesada o tutor alternativo, HHS puede pedirle al tribunal que lo nombre tutor.

Para pedir información o ayuda, envíe un correo electrónico a Guardianship@hhsc.state.tx.us.

Informes y presentaciones