8 de enero de 2020
Image of VSC Volunteers
Jennifer y Ryan Nankivell posan con sus hijos Whitney y Clayton.

Jennifer y Ryan Nankivell presentían que su primera hija, Whitney, corría riesgo de presentar retraso en el desarrollo: fue prematuro (nació a las 29 semanas de gestación) y pasó sus dos primeros meses de vida en una unidad de cuidados intensivos neonatales. Cuando Whitney empezó a gatear notaron, sin sorpresa, que un lado de su cuerpo estaba más débil que el otro, así que de inmediato buscaron ayuda.

Recurrieron a Intervención Temprana en la Infancia (ECI), un programa de Salud y Servicios Humanos (HHS) que ofrece servicios integrales en todo el estado a bebés y niños de hasta 36 meses que tienen retrasos en el desarrollo, discapacidades o una afección médica que probablemente causará un retraso en el desarrollo.

Expertos de ECI visitaron a los Nankivell en su casa, en Arlington, para hacer una valoración a Whitney, y determinaron que los servicios serían de ayuda para ella. Entre estos servicios está el acceso a especialistas en intervención temprana, enfermeros, psicólogos, dietistas, trabajadores sociales y terapeutas físicos, ocupacionales, del habla y del lenguaje. 

ECI ayuda a los bebés y a los niños pequeños a aprender las habilidades que normalmente se desarrollan en los primeros tres años de vida. La amplia gama de servicios ofrecidos atiende el crecimiento y desarrollo del niño y se centra en los retrasos en los distintos campos del desarrollo, entre ellos:

  • La cognición (pensar, aprender y resolver problemas)
  • La comunicación (hablar, escuchar y comprender)
  • Las habilidades motoras finas y gruesas (alcanzar, agarrar, rodar, caminar y sentarse)
  • El desarrollo personal y social (interactuar con los demás, controlar las emociones, sentirse seguro y construir y mantener relaciones)
  • El desarrollo adaptativo (comer, vestirse y bañarse)

Los padres de Whitney y el equipo de ECI colaboraron estrechamente para crear un plan individualizado de servicios para la familia, en el que se identificaron las rutinas diarias de la familia y las fortalezas y necesidades de la pequeña.

“Realmente queríamos que caminara mejor”, contó Jennifer Nankivell. “Nuestro terapeuta físico fue increíble y nos ayudó a ver todas las cosas que podíamos usar en casa para retar a Whitney”.

Ryan y Jennifer aprendieron técnicas para mejorar la capacidad de caminar de Whitney, como apilar los juguetes a diferentes alturas y animarla a pasar por encima de ellos. Para mejorar su equilibrio, Whitney tenía que pararse sobre unos bloques y quedarse en esa posición por un rato. Al cabo de unos meses, había alcanzado el grado de desarrollo esperado y ya no necesitaba los servicios de ECI.

Unos años después, inesperadamente, los Nankivell tuvieron que recurrir de nuevo a ECI: su segundo hijo, Clayton, todavía no caminaba poco antes de cumplir los dos años. Ellos mismos enviaron la solicitud de servicios a ECI y, tras una rápida evaluación, Clayton ingresó al programa. El objetivo inicial era que lograra caminar antes de entrar a preescolar. Con la ayuda de los profesionales del programa, Clayton empezó a caminar rápidamente.

“El hecho de que ECI esté siempre dispuesto a ayudar a los niños y las familias es algo invaluable”, comentó Jennifer. “Recomiendo a los padres que llamen al ECI porque no tienen nada que perder, y sí mucho que ganar. Ser padres es difícil, y ser padres de un hijo que no está cumpliendo con los hitos del desarrollo es todavía más difícil. Siempre estás dudando de ti mismo, de tus decisiones e incluso de tu hijo. ¿Por qué no buscar la ayuda de alguien o de un equipo de personas que se preocupan por tu hijo y el éxito de las familias?”

Hoy en día, Whitney es una niña feliz de 6 años que va en primer grado. A Clayton, su hermano de 4 años, se le diagnosticó autismo, y cada día va mejorando sus habilidades motoras y verbales.

“Nos enorgullece el hecho de que el programa de Intervención Temprana en la Infancia ha sido un catalizador de buenos resultados para los niños y sus familias en Texas durante 35 años”, comentó Dana McGrath, directora de ECI.

Durante el año fiscal 2019, ECI brindó sus servicios a 60,596 niños en Texas.

Para más información sobre el programa, visite la página de ECI en el sitio web de HHS.

Cómo recibir los servicios de ECI
Los bebés y niños pequeños de Texas, desde el nacimiento hasta los 36 meses, tienen que cumplir al menos uno de los siguientes criterios para poder recibir los servicios de ECI:
  • Tener un padecimiento diagnosticado por un médico.
  • Tener un problema de la audición o la vista.
  • Tener retraso en el desarrollo.

Para encontrar un programa cercano, visite el buscador en línea de programas de ECI (en inglés) o llame al 877-787-8999.