28 de mayo de 2019

Dra. Courtney N. Phillips, Comisionada Ejecutiva de HHS

Contacto: 
Christine Mann, 512-424-6951
Christine.Mann@hhsc.state.tx.us

AUSTIN.– Ante el comienzo oficial de la temporada de huracanes este 1 de junio, Salud y Servicios Humanos (HHS) de Texas se está preparando con recursos y consejos para que los texanos puedan estar sanos y seguros en caso de que ocurra un desastre natural.

“Cuando se trata de emergencias, estamos planeando en todo momento. Si bien el clima de Texas es impredecible y los desastres pueden ocurrir sin aviso, la preparación es fundamental”, expresó la Dra. Courtney N. Phillips, comisionada ejecutiva de HHS.

El sistema HHS está listo para ayudar en caso de un desastre natural u otra emergencia proporcionando apoyo médico y de salud pública; albergues para personas con necesidades médicas; ayuda de alimentos; servicios de terapia; agua y hielo; apoyo normativo para centros de atención médica, de atención a largo plazo y de cuidado infantil; y exenciones especiales para proveedores y clientes de Medicaid según sea necesario.

Los funcionarios de salud estatales hacen un llamado a los texanos a prepararse para la temporada de huracanes siguiendo estos tres pasos:

  • Haga un plan. Decidan en familia cómo se pondrán en contacto si se separan, a dónde irán y qué harán en caso de emergencia. Conozcan y practiquen las rutas de evacuación.
  • Prepare un kit de suministros de emergencia. Almacene alimentos, agua y suministros esenciales suficientes para un mínimo de tres días. Incluya los medicamentos y documentos importantes.
  • Infórmese. Inscríbase para recibir alertas, descargue la aplicación de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) y aprenda cómo prepararse para los diferentes tipos de peligros.

“No podemos saber exactamente cuándo o dónde, pero sabemos que llegarán huracanes a Texas”, señaló el Dr. John Hellerstedt, comisionado del Departamento Estatal de Servicios de Salud de Texas (DSHS). “Si esperamos hasta que llegue un huracán, habremos perdido la oportunidad de hacer los mejores preparativos posibles. No hay que esperar; debemos prepararnos ahora”.

Para ver ejemplos de planes de preparación, listas de suministros para desastres y más información para prepararse contra huracanes y otras emergencias, visite texasprepares.org.

Si bien las familias necesitan prepararse para la temporada de huracanes, también lo necesitan las instalaciones que atienden a poblaciones enfermas, de edad avanzada y médicamente vulnerables. HHS de Texas requiere que las instalaciones con licencias del estado —como hospitales, centros de vida asistida, centros de reposo, centros de atención intermedia, centros de diálisis y unidades de cuidados paliativos para pacientes hospitalizados— revisen sus planes de preparación y respuesta ante emergencias para la temporada de huracanes y cuiden que el personal esté completamente capacitado para ejecutar dichos planes. Las entidades de cuidado infantil reguladas por el estado también tienen esta misma obligación.

Cada centro debe estar preparado para una posible interrupción de la electricidad u otros servicios críticos a causa del mal tiempo. Para proteger la salud y seguridad de las personas bajo su cuidado, los titulares de estas licencias deben contar con planes de emergencia bien desarrollados que incluyan los procedimientos de evacuación y refugio en el lugar, así como los arreglos para el transporte y la reubicación.

Durante un desastre a gran escala como el huracán Harvey, HHS de Texas moviliza rápidamente a su personal de todo el estado para que asista a los texanos afectados. La HHSC proporciona beneficios de alimentos en caso de desastre, asistencia temporal de dinero en efectivo, terapia para situaciones de crisis y servicios de salud conductual. Además, la HHSC distribuye agua embotellada y hielo a las comunidades afectadas y tramita las solicitudes de fondos de la FEMA para ayudar a reparar las propiedades dañadas. La HHSC también colabora con proveedores y el gobierno federal a fin de obtener exenciones especiales para clientes y proveedores de Medicaid, cuando así lo ameriten las circunstancias.

El DSHS, por su parte, moviliza a cientos de empleados durante un desastre para coordinar los servicios de salud pública y apoyo médico, principalmente a través de su Centro Estatal de Operaciones Médicas en Austin. El DSHS ofrece albergues para personas con necesidades especiales, apoya las evacuaciones de los centros de atención médica y gestiona contratos farmacéuticos de emergencia para que las personas desplazadas no dejen de recibir sus medicamentos. El DSHS también administra las vacunas necesarias para socorristas, presta ayuda para que las personas puedan seguir recibiendo tratamientos vitales de diálisis, y brinda asesoría a los albergues sobre el servicio alimenticio y otros aspectos de salubridad a fin de prevenir las enfermedades de origen alimentario.

Para más información sobre cómo prepararse para la temporada de huracanes, visite texasprepares.org. Las personas en Texas pueden llamar al 2-1-1 o visitar yourtexasbenefits.com  para informarse sobre los programas y servicios de la HHSC.