Mejoras en la concientización y el tratamiento del VIH y el sida benefician a los texanos

El 1 de diciembre es el Día Mundial del Sida, dedicado a la concientización sobre la pandemia del sida. El síndrome de inmunodeficiencia adquirida es la última etapa de una infección causada por el virus de la inmunodeficiencia humana, que ataca el sistema inmunitario del cuerpo y afecta su capacidad de combatir enfermedades y otras infecciones.

Según el DSHS, en 2017 hubo 4,391 nuevos diagnósticos de VIH en Texas. Los centros de salud del estado deben reportar los casos de esta enfermedad contagiosa, sin importar la etapa en que se encuentre al momento del diagnóstico.

Durante los diez últimos años, el número de nuevos diagnósticos de VIH se ha mantenido relativamente estable cada año, en un rango de poco más de 4,000 a cerca de 4,500. Simultáneamente, el número total de personas portadoras del VIH en Texas ha aumentado alrededor de un 4 por ciento cada año, dado que la efectividad del tratamiento está mejorando la salud de los pacientes y previniendo muertes.

“Hace 23 años, antes de que existiera una terapia antirretroviral altamente efectiva, no había mucho que pudiera hacerse por alguien que contrajera el VIH”, indicó Greg Beets, supervisor de Comunicaciones sobre Salud y Participación Comunitaria, perteneciente a la Sección TB/HIV/STD del DSHS. “Ahora vemos que las personas con VIH viven más tiempo y gozan de una mejor salud”.

La profilaxis previa a la exposición, conocida como PrEP, también ofrece esperanza para reducir el número de nuevos casos de portadores del VIH en Texas. La PrEP consiste en medicación contra el VIH para las personas no portadoras del virus que corren un riesgo elevado de contraerlo. Cuando se toman a diario, estos medicamentos pueden reducir el riesgo de contagiarse con el VIH en más del 90 por ciento.

EL VIH se transmite normalmente por medio de actividades sexuales o de las jeringas que se usan para inyectarse drogas. Solo ciertos fluidos líquidos corporales (sangre, semen, líquido preseminal, vaginal y rectal y leche materna) pueden transmitir el VIH. El virus no se propaga a través del medio ambiente o del contacto casual, de manera que la enfermedad no puede contraerse por medio de lo siguiente:

  • Saludos de mano
  • Abrazos o contactos casuales
  • Trabajar cerca de otras personas
  • Teléfonos, artículos de oficina o muebles
  • Lavabos, excusados o duchas
  • Platos, utensilios o comida
  • Estornudos o tos
  • Aire
  • Agua
  • Insectos

Trabajar junto a una persona portadora del VIH o que tenga sida no aumenta el riesgo de contraer la infección. Es recomendable tomar siempre precauciones al entrar en contacto con líquidos corporales para protegerse del VIH y el sida y de otras enfermedades contagiosas.

Infórmese sobre el VIH, el sida y otras enfermedades de transmisión sexual en la página web DSHS HIV-STD (en inglés).

Para ver listas de los lugares donde puede hacerse pruebas y de los proveedores de servicios, visite knowmystatus.org.