Los empleados de HHS tienen la obligación ética y legal de proteger los derechos de los texanos que cumplen los requisitos para servicios, recuperar dinero según la ley y seguir los términos de los acuerdos conciliatorios.